viernes, 2 de noviembre de 2012

El día de los muertos

Me levanto saco al perro que no se me olviden las miguitas de pan para los gorriones qué pedigüeños exigentes pió pió dando saltitos en el banco del parque ya están los desahuciados con sus bolsas rebuscando comida en las basuras y los niños al cole compro el pan y vuelvo a casa a limpiar hacer las camas me peino cuantas arrugas y canas rizadas dice el espejo pero yo no y por fin me siento en el coche atasco llegamos que felicidad ir a trabajar sentarme en la mesa charlar con la gente tocar el piano pelear por lo mío aguantarme las ganas de matar creer que estoy haciendo algo útil fantasía colectiva el planeta gira conmigo o sin mi insignificante consciencia te veo venir amigo amiga y juntos comemos reímos discutimos sacamos a pasear a la vida y así un día y otro otoño imprescindible belleza ven.

9 comentarios:

Jonas dijo...

Una admirable vida, llena de veranos en otoño...
Noviembre es primavera?
;)

Anónimo dijo...

Para mí uno de los peores días "El día de los muertos" pero me ha gustado leerte, Ella. Algo es algo y te lo agradezco.Besinos asturianos. Minervina.

ella dijo...

En noviembre, Jonas, amarillean las acacias, es una fiesta.

Minervina, vivir duele.

Sun Iou Miou dijo...

Despois de ler este texto sen saber o que dicir porque xa estaba dito nel tanto, polo menos creo que sei cal vai ser o epitafio para a tumba que non terei: "Vivín".

ella dijo...

Sun Iou, vivir con belleza.

Sun Iou Miou dijo...

Eso sí, Ella. Si no pá qué?

julia dijo...

Me gusta.
Has obviado la "fecha", y, has hablado de la "vida" y de lo "cotidiano" muy a lo Julio CORTÁZAR, con tu estilo, o, como Gorges PÉREC.
Elige tú misma la referencia, seguro que aciertas.
¡¡Felicidades!!

julia dijo...

P.S.
Se llama Georges Pérec.
Enorme error de mecanografía.

ella dijo...

Julia, no he leído a Perec, pero sí a su traductora, Mercedes Cebrián, esta fue alumna mía de piano siendo muy joven y ahora mi referencia literaria. Así que no andamos lejos de lo que tú supones.