viernes, 12 de octubre de 2012

Diálogo de la pierna izquierda con su cuerpo


Dice la Pierna al Cuerpo:

Pierna - Te aviso Cuerpo,  voy a doler.
Cuerpo - Pero ¿y eso por qué? ¿cuando?
Pi- Cando me dé a mi la gana y porque me sale de la planta del pie.
Cu - No te pongas chula y dime que está pasando.
Pi - Pues pasa que no me asimilas el calcio.
Cu - A ver, a ver, huesos están bien protegidos por músculos, deporte y tal...eso no es.
Pi - Pues que no me circulas la sangre.
Cu - Bueno, sabes que ella tiene sus circuitos y va por libre.
Pi - Sí, baja pero no retorna, se debe quedar de charla con tobillo que es muy cotilla.
Cu - ¿Y qué puedo hacer?
Pi - Que te sientes!.
Cu -Ah! no puedo, estoy yendo.
Pi -Lo de siempre, yendo y viniendo sin parar a ninguna parte
Cu -Oye, que tengo cosas que hacer: trabajar, hacer la compra, salir, ir.
Pi - Pues si a mi no me da la gana no vas a ninguna parte, vas a ver.
Cu - Ayyyyyyyyyyyyyyy
Pi - Te vas a enterar.
Cu - Vale, me siento ¿y ahora qué?
Pi - Pues me subes a un banquito y me das un masaje despacito de abajo arriba.
Cu - (Tendrá razón)
Pi - Y además no me tienes depilada.
Cu - Eso son otras historias, a la derecha tampoco la tengo depilada y ni rechista.
Pi - Esa es muy sufrida, por algo es La derecha. 
Cu - ¿Que tal el masaje? Esto está mejor. ¿Algo más?
Pi - Si, que me engrases el embrague del coche que está durísimo, a la otra pisar el acelerador no le cuesta.
Cu - Está bien. (Como reivindica la tía)
Pi -  (Esto de ser la izquierda me da mucho trabajo, menos mal que sé doler)



9 comentarios:

julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
julia dijo...

Retomemos el tema...
La pobre pierna izquierda, se encuentra ahora mismo algo dolorida.
En cuanto que pasen unos tres o cuatro años, se recupera del todo, para darle donosura y garbo, a ese cuerpo serrano del que hablas.
Espero que así sea, sin amén, claro.
Gracias por tu maravillosa imaginación.

Anónimo dijo...

Ella, ese diálogo tan familiar a partir de los 55 es desconocido a los 20. Por eso me resulta como si fuera mi pierna izquierda quien lo gritara. ¡Maldita edad! Un besazo así de grande. Minervina.

ella dijo...

Queridas amigas, nuestra magnífica edad nos hace conocedoras de la historia de nuestro cuerpo.
Este escrito solo es una alegoría. Aunque la verdad es que la izquierda duele, en general, sea pierna o lo que sea.

julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
julia dijo...

A eso me refiero, al decir "tres o cuatro" años, para que ese dolor se le cure.
Gracias, por comentarme.
P.D. los borrados son míos.

VAG dijo...

Muy buena esta historia de la pierna

Sun Iou Miou dijo...

Sólo las piernas muertas callan. Que grite.

ella dijo...

Julia, entendiste la alegoría, !genial! y que sean solo tres o cuatro años.

VAG, me alegra verte por aquí. Hace tiempo que no miro tus historias, algo que recomiendo a mis amigos.

Sun, me tengo agotada de tanto ir con la pancarta y los tacones, porque me pongo hecha un pincel para protestarle al Congreso. Eso.