sábado, 2 de julio de 2011

Inclasificable ficción

Cápsula manométrica de Koenig o resonadores de Helmholtz.

O el alquimista transmutando las matemáticas en sonidos placenteros.

Magia potagia.

7 comentarios:

ella dijo...

Obsequio de Jonas que deleitou nossos ouvidos com uma melodia suave.

Rick dijo...

Seré breve: ¡Alucina la vecina!

Sun Iou Miou dijo...

Mira tú, ya sé que utilidad darle a la cristalería fina...

atreyu dijo...

Voy a pasar de los títulos. Tanta Física no sé.
He llegado a comprender la verdadera función (1) de unas bellas copas, ¡¡oye, me ha emocionado!!
Gracias por compartirlo.


(1) Pensaba que eran para una mesa de Nochevieja, por ejemplo.

ella dijo...

Queridos, solo en afinar las copitas el músico ha tardado más que en tocar dos veces la tocata,(antes de darse a la fuga), ejemmmmm

Sun Iou Miou dijo...

Ah, ¡¿entonces eso no está al alcance de cualquiera?! ¡Qué desilusión! ;)

ella dijo...

Bueno Sun, si quieres lo intentamos...